Destrucción y naufragio. La pervivencia de la eticidad

La destrucción de la ética en la actualidad se consigue por considerarla creación humana, por reducir su estudio a las ciencias humanas (psicología, sociología) y por el principio de que todo interés (sea individual, sea social) es egoísta. La experiencia moral es incompatible con este planteamiento. La moralidad forma parte de la estructura ontológica de la acción humana libre. La negación de la moralidad comporta la destrucción del hombre.

Sabiduría y prudencia. Relaciones y prelación

La sabiduría y la prudencia son dos virtudes intelectuales que, teniendo por sujeto la facultad racional, se distinguen por su dominio y ejercicio. Preguntarse por cuál de ellas es superior es tratar de responder a la pregunta acerca de si la actividad contemplativa es inferior o no a la práctica. La finalidad de este artículo es analizar y valorar los argumentos que santo Tomás ofrece para resolver esta cuestión.

Sobre el lugar de la amistad en la vida moral

En la perspectiva de las concepciones éticas de Aristóteles y de santo Tomás, examinamos el lugar de la amistad humana en la vida moral, centrándonos especialmente en la cuestión de su relación con el fin último, la felicidad. Los amigos no son necesarios solamente por la indigencia y debilidad humanas, ni tampoco sólo como ayuda para mejor realizar la actividad contemplativa en que consiste la vida feliz, sino como objetos de contemplación en ellos mismos, a través de los cuales el hombre alcanza a conocerse a sí mismo y a la vez se complace en la existencia y en la vida virtuosa del amigo.

The underlying assumptions of Germain Grisez’s critique of the perverted faculty argument

Este artículo presenta los presupuestos subyacentes a la crítica de Grisez al argumento de la facultad pervertida. Muestra, en primer lugar, qué formulaciones tenía Grisez en mente cuando criticó el argumento (las del p. Henry Davis) y cuáles son sus críticas. Después investiga y determina cuáles son esos presupuestos: un cierto logicismo ético; una concepción pragmatista de la elección y del bien; una metafísica errada del ser, del bien y de los principios teóricos y prácticos. Se subraya la influencia de John Dewey. Se defienden la formulación clásica del principio e incluso la del p. Davis.

Personalidad y mal moral. La conexión de los vicios

La tradición moral aristotélica afirma que las virtudes son conexas, lo cual implica también que el carácter moral es una unidad en la que hay organización y jerarquía. Los vicios morales, en cambio, son considerados en esta tradición como esencialmente inconexos. Sin embargo, especialmente en el pensamiento de Tomás de Aquino, hay cierta conexión entre algunos vicios. Esta conexión se puede considerar de dos maneras: o atendiendo al individuo y sus inclinaciones propias, perspectiva que no puede ser objeto de ciencia; o atendiendo a la conexión entre los objetos de las inclinaciones apetitivas, que es una consideración que atiende a conexiones per se entre los vicios morales y que, por lo tanto, puede ser objeto de ciencia. De este segundo tipo es la consideración de los vicios capitales que hace el Aquinate.

Ordo rationis y vida moral. Un espacio insospechado de racionalidad práctica en S. Tomás de Aquino

El artículo pretende explorar el significado y la función del ordo rationis dentro de la doctrina moral de Tomás de Aquino. Indicios abundantes y convergentes invitan a reconocer tal noción, siendo un principio de conjunto que estructura la ética tomista en su totalidad. Viceversa, el dispositivo del ordo rationis desarrolla una rica función heurística, ya que permite una comprensión detallada y homogénea de numerosos temas mayores de la ética tomista, entre ellos: la configuración de los actos humanos y su especificación moral, la clasificación de las virtudes a partir de su modo de regulación, y la articulación de los preceptos de ley natural en relación con las excelencias virtuosas.

Ley Evangélica y Caridad según santo Tomás de Aquino

S. Pinckaers se preguntaba retóricamente: ¿la moral de santo Tomás es cristiana? La pregunta tenía su razón de ser ante la común acusación de que la moral del Aquinate es más aristotélica que evangélica. Tal acusación responde a una lectura superficial de la doctrina de santo Tomás. El presente artículo trata de mostrar la sobrenaturalidad de uno de los elementos estructurantes de la moral de santo Tomás, la Ley Evangélica o Ley Nueva. Su sobrenaturalidad se manifiesta principalmente al considerar su naturaleza interior debida a la gracia del Espíritu Santo, así como su contenido y motivo de caridad. Por otra parte, esta sobrenaturalidad queda también patente al ver cómo santo Tomás la ha tomado de la lectura de la Sagrada Escritura, especialmente en uno de sus puntos más decisivos: el carácter interior del conocimiento propio de la Ley Nueva.

Algunas consideraciones sobre el dinamismo del obrar en cuanto objeto del acto moral

En la elección Tomás de Aquino atribuye un orden de causalidades para el intelecto y para la voluntad. Aquí surge un problema de interpretación, en cuanto frecuentemente se afirma solo la causalidad del intelecto. En el artículo se aborda primero la temática del objeto moral, entendiéndose por “objeto” un comportamiento elegido libremente, una elección, siguiendo la I-II de la Summa Theologiae y textos paralelos. Luego se presenta la relación del objeto con el fin. Por último, el dinamismo electivo en las acciones, subrayando el equilibrio que debe darse entre la voluntad y el intelecto para que sean moralmente calificables.

Origen y objeto de la pedagogía en Romano Guardini

Romano Guardini es conocido por sus escritos filosóficos y teológicos. Sin embargo, su pensamiento abarca otros ámbitos del saber, tales como la interpretación literaria o la teoría de la educación. En este estudio damos a conocer su pensamiento pedagógico. A partir de la lectura del ensayo Grundlegung der Bildungleshre determinamos el origen y el objeto de la ciencia pedagógica según Romano Guardini. En este intento descubriremos la importancia del concepto de contraste (Gegensatz) y de figura (Bild) en su teoría de la educación.

Las funciones de la atención en la homilía Sobre las palabras “Permanece atento a ti mismo” de San Basilio

En torno al año 378 Basilio de Cesarea predica una homilía conocida como “Sobre las palabras Permanece atento a ti mismo”. Se trata de un texto no demasiado extenso que propone una reflexión de tipo pastoral y con fines morales acerca de la expresión que aparece en Deuteronomio 9, 15 Πρόσεχε σεαυτῶ, y en el que se explaya acerca de la importancia que posee la atención para progresar en la virtud y evitar el pecado.
Este trabajo, luego de exponer los puntos centrales de la homilía, busca probar que San Basilio, en su reflexión sobre el mandato permanece atento a ti mismo, no se limita exclusivamente al ámbito moral, sino que también abarca el psicológico, puesto que dota a la atención o conciencia plena de un carácter terapéutico y, consecuentemente, útil y necesaria no sólo para la salud espiritual de la persona sino también para su salud y bienestar psíquico.

¿Qué es vivir? Aristóteles y el problema metafísico de los procesos biológicos

Aristóteles distingue en el libro IX de la Metafísica dos tipos de actos: por un lado los procesos transcurren en el tiempo y no son perfectos, y por otro lado las actividades perfectas, cuyo fin es la actividad misma y por eso mismo no requieren de proceso temporal para su realización. De este modo dice Aristóteles que vivir es una actividad perfecta. Ahora bien, resulta claro que la vida está compuesta de procesos biológicos que requieren tiempo. En este artículo trato de aclarar de qué modo los procesos pueden formar parte de una actividad perfecta y para ello trato de esclarecer el papel del alma como forma dadora de orden respecto a la materia que se desenvuelve en procesos.

Los fundamentos metafísicos de la libertad del espíritu según Karl Rahner

Karl Rahner, en su célebre obra Geist in Welt (1939), pretende establecer, a partir de su metafísica del conocimiento (Erkenntnismetaphysik), los fundamentos metafísicos de la libertad del espíritu (Freiheit des Geistes). Según Rahner, apelando a santo Tomás de Aquino, la raíz metafísica de la libertad está en la independencia del espíritu (conciencia) respecto de la materia sensible, en razón de su orientación anticipada (Vorgriff) hacia el ser en general (Sein überhaupt).

El conocimiento en la verdad primera en la fundamentación última de la posibilidad de la ciencia según Tomás de Aquino

En este artículo se intenta esclarecer la afirmación de santo Tomás de que conocemos en la verdad primera y mostrar que es necesaria esta referencia a la verdad primera para la fundamentación última de la ciencia.
Un análisis atento de la cuestión acerca de la verdad, permitirá remontarnos hasta la verdad primera como fundamento de toda verdad y, a partir de ello, mostrar en qué sentido la verdad de nuestro entendimiento depende de aquella. Así, se justificará que, para dar razón acabada de nuestra ciencia, es necesaria esta referencia a la verdad primera.

La definición de la noción de humanismo y el análisis de su desarrollo desde la Antigüedad Clásica hacia el Renacimiento en el pensamiento de Cornelio Fabro

En este artículo se pretende analizar la noción de “humanismo” según la definición de Cornelio Fabro, especialmente en la obra de L’Anima. Junto a ese análisis se estudian también la situación general de los términos del debate que nacen de la definición, así como el método empleado por Fabro para explicar el desarrollo del concepto en cuestión a lo largo de la historia. En un segundo momento se abordan los tres primeros modelos presentados por el autor de referencia: el de la Antigüedad Clásica, el de la Edad Media y el del Renacimiento.

Sobre el deseo intelectivo en Tomás de Aquino

El objetivo de este artículo es ofrecer un análisis metafísico de la noción de deseo intelectivo en Santo Tomás. Se estudia el deseo intelectivo desde su origen en el esse del sujeto personal hasta su pleno desarrollo en el “amor de amistad”. Se muestra que el apetito intelectivo consiste en una facultad singular, es decir, distinta del entendimiento, arraigada, igual que éste, en el esse del sujeto, del cual puede considerarse como una “expansión” o “distensión”; se examina, además, la superioridad “relativa” o “secundum quid” del amor en la relación interpersonal; se presta atención a la ordenación radical del deseo intelectivo a la “felicidad”, que es también, en último término, una ordenación a Dios; y finalmente, se expone que, desde el punto de vista del Aquinate, la “felicidad” del hombre resulta imposible sin el “salir de uno mismo” implicado en el “amor de amistad”.

The Alexandrian and the Cappadocian Fathers

Santo Tomás considera que los escritos de los Padres están directamente relacionados con las Escrituras ya que fueron escritos bajo la influencia rectora del mismo Espíritu Santo. Existe, pues, una continuidad de pensamiento entre los Padres como representantes de la autoridad de los Apóstoles y la Biblia. Por este motivo, sería bueno reconocer cuán profundamente santo Tomás se inspira en el pensamiento de los Padres. En esta contribución presentaremos los temas principales dentro de los escritos de los Padres Alejandrinos y Capadocios que han influido en el propio pensamiento de santo Tomás.

Cornelio Fabro et la philosophie théorétique de Jacques Maritain

Dans cette étude, qui fait suite à d’autres travaux sur les convergences et les divergences entre les thomistes du xxe siècle, nous avons voulu offrir aux lecteurs de la revue Espíritu une brève comparaison structurelle entre la philosophie théorétique de Jacques Maritain et celle de Cornelio Fabro. Notre propos s’articule en deux étapes: 1. la critique du cogito cartésien et de ses avatars postérieurs; 2. l’analyse métaphysique de l’étant. Sous ce dernier rapport, nous expliquons de quelle manière les deux philosophes s’opposent, d’abord quant au statut ontologique et noétique de “l’étant premier connu”, ensuite quant aux principes –acte d’être et essence– en lesquels se résout “l’étant en tant qu’étant”

Ego sum Qui sum: Tomás de Aquino y Francisco Suárez

Esta contribución intenta verificar cómo la temática del nombre “lógicamente primero” de Dios, a partir de la consideración de la autopresentación que Dios hace de sí en Éxodo 3.14, resalta bien la diferencia entre la línea teológica y la perspectiva ontológica de Tomás de Aquino y las correspondientes del teólogo jesuita Francisco Suárez. Después de una breve presentación de algunos elementos básicos de la doctrina del Aquinate sobre el “Ego sum Qui sum”, el texto propone una lectura de la Disputatio de divina existentia et subsistentia, obra del maestro granadino contemporánea a las Disputationes Metaphysicae pero mucho menos conocida.

La mente como imago Dei según Tomás de Aquino

En la concepción cristiana del hombre juega un papel fundamental el concepto de imago Dei. En la teorización de este tema en la Edad Media jugó un papel fundamental la concepción de la mente que San Agustín desarrolló en el De Trinitate. Esta obra ejerció una influencia capital sobre el modo en que entendió este mismo tema Tomás de Aquino. En este artículo, explicamos la interpretación de los conceptos agustiniananos fundamentales que intervienen en la explicación tomasiana de la mente como imagen de Dios, como los de semejanza e imagen, los de mente, noticia y amor, los de memoria, inteligencia y voluntad, así como los de dicente, palabra y amor. Por medio de ellos, se concibe a la mente humana y a sus operaciones como referencia privilegiada para hablar sobre Dios como Trinidad, a partir de la aplicación de la analogía. Así como en la mente humana se da una presencia habitual a sí mismo (memoria/dicente), de la que procede por vía intelectual una palabra en que expresa su propia naturaleza, y, por medio de esta, procede por vía de voluntad, un amor de sí que es una nueva manera de presencia afectiva a sí mismo, en Dios, del Padre, perfecto como ser subsistente, proceden el Verbo y el Amor.

La libertad divina, ejemplar de toda libertad

La libertad divina, según el Aquinate, debe tomarse no sólo en la línea de la especificación que constituye el libre albedrío, sino en la dimensión del ejercicio de la libertad en general. Según este doble aspecto de la libertad (duplex volitio), en tanto que inmanencia del fin y autoposesión difusiva, hay que afirmar necesariamente un término de amor libre en Dios. Por la libre e inmanente difusividad de su bondad, cuyo carácter personal conocemos por revelación, la libertad del acto creador queda garantizada. Esta libre difusividad la participa el hombre, por la inclinación natural al bien, a modo de “superlibertad”, en tanto que fundamento de la libertad formal propia de su libre albedrío.