Fermín de Urmeneta y la revista “Espíritu”

Con fecha de 25 de enero de 1952, el profesor de la Universidad de Barcelona, Fermín de Urmeneta Cervera, vocal de la Junta Directiva del «Instituto Filosófico de Balmesiana», fundado tres años antes por el P. Juan Roig Gironella, recibió una carta del «Ministerio de Información y Turismo», en la que se decía: «Vista la instancia de fecha de 31 de octubre de 1951, suscrita por Ud., por la que se solicita autorización para publicar una revista, esta Dirección General de Prensa ( … ) ha resuelto autorizar a D. FERMIN DE URMENETA Y CERVERA; la edición en Barcelona de la revista titulada «ESPIRITU, CONOCIMIENTO, ACTUALIDAD», de periodicidad trimestral, formato de 17 X 25 cms. 48 páginas y 1.500 ejemplares de tirada». Pudo así aparecer en aquel mismo trimestre el primer número de «Espíritu», bajo la dirección del Dr. Fermín de Urmeneta.

Alain Guy, Filósofo hispanista

Coincidiendo con el setenta aniversario del conocido filósofo hispanista francés Alain Guy, la revista Philosophie de la « Université de Toulouse-Le Mirail» le ha dedicado un número especial triple (números XII-XIII-XIV de 1986-87-88), que acaba de aparecer. Las «Mélanges offert a Alain Guy» se titulan «La pensée iberique dans son histoire et dans son actualité». Han colaborado unos cuarenta destacados investigadores; entre ellos: Jean-Marc Gabaude, Luis Jiménez Moreno, Antonio Heredia, Enrique Rivera de Ventosa y Juan Pegueroles.

Filosofía y cristianismo (En el centenario de Heidegger) (1)

La apremiante tarea evangelizadora que la Iglesia pide hoy a sus hijos fieles, la urgencia de recristianizar especialmente aquellos países que en otro tiempo fueron cuna del Cristianismo, nos impone hoy -igual que a los cristianos de los primeros siglos: desde la fe- una atenta reflexión sobre el fundamento humano y natural que la Revelación sobrenatural supone, solicita, sana, perfecciona y eleva. Se nos exige ahora perentoriamente la reconstrucción de los praeambula fidei, que la filosofía de la inmanencia ha destruido. Se trata, pues, de un acto radicalmente ético que, como tal, se pone en continuidad con lo que dio origen al quehacer filosófico, como amor a la sabiduría, que muy certeramente define Platón en su Eutidemo como «aquel saber que se busca en favor del hombre».

Número 100

Año 38 | 1989 Artículos Filosofía y cristianismo (En el centenario de Heidegger) (1) Carlos Cardona Cuarenta años del “Instituto Filosófico de Balmesiana” Eudaldo Forment Giralt Verdad e inteligibilidad. Los rasgos invariables de la doctrina platónica de...