“Cooperadores de la verdad”. La misión de la Universidad

Santo Tomás amó de manera desinteresada la verdad, la buscó allí donde pudiera manifestarse poniendo de relieve al máximo su universalidad, por eso ha sido denominado “apóstol de la verdad”. También es considerado el “teólogo del amor”, el amor constituye el hilo conductor del su obra cumbre, la Suma de Teología.