La “Caro Infirma” en la antropología de Tertuliano

En lo humano no se da nacimiento sin carne; y tanto uno como la otra componen, según Tertuliano, el «infirmum Dei» que predica S. Pablo (1 Cor 1, 25). Por la puerta del nacimiento -«ianua nativitatis» (An. 39, 1}- hace el hombre su entrada -«ingressus nativitatis» (An. 19, 8}- en la vida. Lo que va a ser este recorrido se puede leer ya, de algún modo, en el punto de partida.

La “Caro corruptiva” en la antropología de Tertuliano

Tomándolo de su formación filosófica, Tertuliano establece el principio de la «incorruptibilitas substantiae divinae» (Marc. 2, 16, 4); incluso cita alguna vez a Epicuro: «quod beatum et incorruptibile sit neque sibi neque alii molestiaspraestet» (Marc. 1, 25, 3) (2). Tertuliano traduce exactamente por incorruptibile lo que Cicerón había traducido equivalentemente por aeternum.