“Por gracia habéis sido salvados” (Ef 2,5). Una comparación entre la perspectiva tomista y el protestantismo a propósito de la justificación

El diálogo ecuménico no puede fundarse exclusivamente en la búsqueda de elementos comunes, sino que debe también trabajar por encontrar aquellas diferencias que señalan en último término la distancia que debe recorrerse para alcanzar nuevamente la unidad. En el problema de la justificación, vemos reflejado aquel punto liminar que separa al catolicismo del protestantismo (como sistemas teológicos) y que puede resumirse en cómo se articulan causalmente la acción de Dios y la del hombre. La “respuesta anticipada” de santo Tomás al protestantismo se soporta en la comprensión de la causalidad divina que, por encontrarse en un plano superior y diverso, no anula la causalidad creada, sino que la integra en el plan divino de salvación