Los principios de la racionalidad en Santo Tomás

La expresión «principios de la racionalidad» escogida para el título de este trabajo indica implícitamente que la racionalidad no es un principio último. Para el pensamiento clásico este punto es claro: el ejercicio de la racionalidad, que define la vida específicamente humana, se reconduce a una instancia más elevada: el intelecto. La razón es regla de los actos humanos, pero ella misma es regulada por la luz intelectual. El lógos depende del noús, la discursividad de la contemplación.