El hombre como persona en el cuerpo. Qué significa ser una persona

Desde Aristóteles, incluso desde el presocrático Heráclito, el hombre ha sido designado frecuentemente como zoon logon echon, es decir, como un animal rationale, como un «animal racional» o, mejor dicho, como un « ser vivo dotado de razón». Prescindiendo por completo de la cuestión de si es posible y en qué sentido son «definibles» esencias como la del hombre, se plantea la pregunta de si el hombre ha de ser entendido en primer término como una subespecie de los seres vivos, si el hombre, por consiguiente, ha de ser concebido en su núcleo esencial como un ser vivo, lo cual puede decirse ciertamente de las plantas y animales.

¿Qué es y qué motiva una acción moral?

Preguntarnos por la motivación de la acción moral es preguntarnos, a la vez, por la esencia de la acción moral. Ello se debe a que la “sustancia” moral de una acción no depende exclusivamente del acontecer externo de ésta, sino más bien de sus motivos internos. Así, por ejemplo, regalar una gran suma de dinero a un necesitado no es en sí una acción generosa, sino que se convierte en tal sólo por la presencia en ella de determinados motivos del agente.

A propósito del libro “Introducción al personalismo” de Juan Manuel Burgos

El nuevo libro del prominente filósofo español, fundador y Presidente de la Asociación Española y de la Asociación Iberoamericana de Personalismo, Juan Manuel Burgos: Introducción al personalismo (breve: Introducción), merece un análisis más profundo del que podremos presentar aquí, pero no podemos mantener silencio sobre este libro precioso por la simple razón de que no podamos hablar suficientemente de él.