De Ortega a Marías, en torno a la educación de los sentimientos

“Al lado de las increíbles perfecciones de este tiempo, de los decisivos hallazgos que en tantos campos ha realizado el hombre en nuestro siglo, no se puede ocultar el hecho de que la vida muestra ciertos síntomas de tosquedad, de pobreza, de monotonía, de inestabilidad; y, lo que es más, de sequedad, de prosaísmo. ¿No será que nos falta una adecuada educación sentimental?.”
Estas palabras de Julián Marías, hace ya más de veinte años, apuntaban a un acuciante problema social que, lejos de haberse abordado y solucionado, va quedando a un lado entre las múltiples propuestas educativas que se ofrecen en la actualidad.

El concepto de persona en “Del sentimiento trágico de la vida” de Miguel de Unamuno

La presente comunicación pretende ahondar en uno de los conceptos capitales del pensamiento de Miguel de Unamuno. Aunque el tema de la persona en Unamuno ha sido abordado en varias monografías dedicadas al rector de Salamanca, ha habido dos limitaciones. Por un lado, puesto que se trata de libros introductorios al pensamiento del autor no se ha podido profundizar suficientemente en el concepto de persona que Unamuno maneja. Por otro lado, a menudo se generaliza con precipitación y se tiende a presentar un concepto de un autor como si el mismo atravesara toda su vida y su obra, cuando realmente el concepto de que se habla solo corresponde a una determinada obra, producida en un período concreto de tiempo.