La interpretación del esse en el “tomismo intensivo”de Cornelio Fabro (II)

Entre las interpretaciones del pensamiento de santo Tomás corresponde un lugar destacado a la de Fabro, especialmente en lo tocante al esse, verdadero núcleo especulativo de la metafísica tomasiana. Para Fabro, el esse es un acto intensivo, dotado de una doble emergencia, a saber, formal y real, de tal modo que con respecto a él la esencia se configura como potencia. Así, el esse luce como el núcleo genético del ente y el término último del camino resolutivo del pensamiento reflejo, de tal manera que el primer plexo se convierte en el primer nexo en el pasaje a la trascendencia.

La interpretación del esse en el “tomismo intensivo” de Cornelio Fabro (I)

Entre las interpretaciones del pensamiento de santo Tomás corresponde un lugar destacado a la de Fabro, especialmente en lo tocante al esse, verdadero núcleo especulativo de la metafísica tomasiana. Para Fabro, el esse es un acto intensivo, dotado de una doble emergencia, a saber, formal y real, de tal modo que con respecto a él la esencia se configura como potencia. Así, el esse luce como el núcleo genético del ente y el término último del camino resolutivo del pensamiento reflejo, de tal manera que el primer plexo se convierte en el primer nexo en el pasaje a la trascendencia.

Ser y conocer en la doctrina tomasiana de la sensación. La duplex immutatio y el problema de la spiritualis intentio en De Pot., q. 5, a. 8

Es sabido que en su interpretación del conocimiento santo Tomás hace suyos los principios fundamentales de Aristóteles. Para el Estagirita, el conocimiento constituye un efectivo crecimiento del alma en sí misma y una “salvación” de las dos formas, a saber, la del objeto conocido y la del sujeto cognoscente, porque ninguna de las dos se pierde o corrompe y el alma se “expande” en actualidad. Este crecimiento del alma se da por una suerte de asimilación; pero no como aquel tipo de asimilación que es la nutrición, necesariamente física y corruptiva, sino una asimilación de carácter perfectivo: la primera es una pasión, la segunda no puede decirse tal sino en sentido muy amplio. Mientras que en el ámbito de la asimilación física la adquisición de una nueva forma comporta la pérdida de la forma precedente, en el ámbito de la asimilación cognoscitiva el sujeto adquiere una nueva forma sin perder la propia. Se trata, pues, de un puro enriquecimiento, de una actualización bajo todo respecto perfectiva.