El apetito natural y la estructura esencial del ente móvil

En este artículo se examina la doctrina de santo Tomás de Aquino sobre el apetito natural propio de todos los entes, incluso los carentes de conocimiento, en el marco de su concepción finalista de la naturaleza. El propósito del estudio es clarificar el estatuto epistemológico de las tesis del Aquinate y, en particular, hasta qué punto la afirmación del apetito natural, como tesis filosófica, viene fundada en datos de la experiencia, y en qué sentido pertenece al orden de las verdades necesarias por sí o se fundamenta en la metafísica tomista del bien.

El autoconocimiento del yo según Santo Tomás

En el momento inaugural de esta Jornada de Estudios Tomísticos, a cuya organización agradezco el honor de haber sido invitado, me ha parecido interesante ofrecer, a modo de obertura, una consideración en torno al autoconocimiento del yo en Santo Tomás, tema que tiene un cierto carácter nuclear, o mejor axial, para la materia de la Jornada, en el sentido de que desde él pueden irradiar incursiones que nos introducirán muy directamente en los problemas diversos que van a plantearse estos días.

La naturaleza humana en Aristóteles

Hablando con propiedad, una exposición sobre la naturaleza humana en Aristóteles no es exactamente lo mismo que explicar qué es el hombre para dicho filósofo. Aunque la naturaleza de algo sea justamente su esencia, al decir “naturaleza” destacamos algo especial que no quedaría bien comprendido si nos limitáramos a describir lo que el hombre es. Por ello, para exponer la concepción aristotélica de la naturaleza humana adecuadamente, de tal modo que se comprenda todo lo que implica el hecho de que la esencia del hombre sea naturaleza, primero es indispensable tener una cierta noción del concepto aristotélico de naturaleza en general; luego se puede concretar y aplicar ese concepto al caso del hombre, y poner la cuestión ¿qué es la naturaleza humana? De acuerdo con esta consideración, he dividido la presente ponencia en dos partes, en las que seguiremos por orden los dos pasos mencionados.