The unity of mandkind in saint Agustine’s the City of God

The principle of the unity of mankind, stemming from its unity in origin from a single individual and from its unity in the salvation design, has been a constant element in the understanding that the Church has about man, from early Christian literature until our day. Such unity consecrates a bond among men which is totally unique in as much as it renders them all solidary in the use of freedom by allowing the communication of guilt and merit. Saint Augustine’s works contain elements which greatly help in the understanding of this mystery of unity among men

La virtud política

En el tratado de las virtudes, después de haber examinado la cuestión sobre la distinción de las virtudes morales entre sí, aborda santo Tomás una cuestión Sobre las virtudes cardinales, en la que se plantea cinco problemas: en primer lugar, si están convenientemente colocadas entre las virtudes morales; después, si convenientemente se dice que son cuatro; más adelante, si es posible llamarlas principales a éstas y distinguirlas entre sí; y, por último, la división de las virtudes cardinales. A todas las preguntas anteriores santo Tomás responde afirmativamente, pues a la virtud perfecta le corresponde causar, no sólo la facultad de obrar bien, sino también el uso bueno de la obra, y eso exige rectitud de apetito, rectitud que se alcanza mediante las virtudes morales. Después determina su número, a partir de los principios formales y de los sujetos en que se dan. Prueba que son principales, y distintas entre sí. Y tras haber resuelto todas las objeciones y contestado todas las preguntas, el último de los artículos se ocupa de dividir las virtudes cardinales.